Discurso inaugural del alcalde Julen Mendoza en el ciclo de cine y teatro Eraikiz

Camino a Herri Bizia | Espacios para vivir | Medio de comunicación municipal 2013-01-25 | 0

DSC_0083

Arratsaldeon eta eskerrik asko gaur hona gerturatu zareten pertsona orori: eragile politikoei, sozialei, herri honetan biolentziaren ondorioz sufritu duzuen pertsona orori, eta orohar, hemen zaudeten guztioi.

Nik esango nuke, gaur hasi eta aurkezten dugun zine eta antzerki ziklo honek duen bertuterik handiena hura antolatzeko lortu dugun adostasuna izan dela. Kultura politiko oso ezberdineko pertsona eta alderdiak elkartu eta gai izan gara amankomunean zikloa antolatzeko. Guztiak gaude: Bildu, PSE-EE, EAJ-PNV, PP eta EAN-IU.

Norbaitek esango du ekimena xumea dela, azken batean zine eta antzerki ziklo batez hitz egiten ari garelako. Eta horrela da, baina bere xumetasun horretan handia da ekimena, duela urte batzuk, edo oraindik argiago esanda, duela apenas hilabete gutxi batzuk pentsa ezinezkoa zelako.

Baina gauzak ez dira kasualitatez gertatzen. Honaino iristeko lehenago konfiantzak sortu eta elkarrizketa asko izan behar dira. Baina bereziki, aurrean duguna entzuten ikasi behar da eta bere tokian jartzen. Enpatizatzen ikasi behar da.

Decía Nelson Mandela, icono internacional de la resolución del conflicto sudafricano y de su reconciliación, que “si quieres hacer las paces con tu enemigo, tienes que trabajar con él, y entonces él se vuelve tu compañero”.  Así es, tenemos que dejar de ser adversarios en la construcción de la paz para convertirnos en compañeros y compañeras de ese camino. Porque aquí no sobra nadie, y porque o lo hacemos entre todas y todos, o será imposible construir una sociedad con una paz permanente y duradera.

Decía también Nelson Mandela que “no es valiente el que no tiene miedo, sino el que sabe conquistarlo”. Y sinceramente, creo que todos y todas aquí estamos llenos de miedos. Miedo a ponerse en el lugar del otro, porque quizás así cuestionemos alguna de nuestras certezas o percepciones. Miedo a escuchar el sufrimiento del otro o la otra, porque quizás nos demos cuenta de nuestra lejanía en el pasado sobre ese sufrimiento. Y miedo a dar pasos, aunque sean simbólicos, para generar condiciones para avanzar en la construcción de la paz, porque esperamos eternamente los pasos de los demás para dar los propios. Porque la paz no se construye sobre una ecuación política del tira y afloja, sino sobre los espacios de confianza, de entender de que todos tenemos para ganar.

Estos son algunos de los miedos que tenemos, y solo conquistando estos miedos seremos capaces de conquistar la paz.

Bestea entzuteko dugun beldurra garaitu behar dugu, eta horregatik, beste arrazoiren artean, egiten dugu zine eta antzerki ziklo hau. Hemen esperientzia ezberdinak agertuko direlako, eta esperientzia horiek hausnarketarako aukera eman behar digutelako. Azkenean, eta besterik gabe, norberak bere buruarekin hausnarketa ariketa egitea nahi dugu, ariketa hori ezinbestekoa delako etorkizuna eraikitzeko.

Bakea soilik giza eskubideen errespetu absolutuan eraiki daiteke, pertsona guztientzako eskubide guztien errespetuan. Hori da lehen lehenengo eskenatoki ezinbestekoa, hori gabe ezinezkoa delako berradiskidetzea eraikitzea. Eta zentzu horretan, emergenteak diren egoerak konpondu behar ditugu:

Batetik, euskal presoen egoera eta beraien eskubideen errespetua. Urgentea da gaixo dauden presoak kaleratzea, Parot Doktrinaz ezaguna dena desaktibatzea, hiru laurdenak betetak dituztenak kaleratzea, eta guztiak Euskal Herriratzea.

Eta bestetik, erakunde politiko baten parte izateagatik oraindik ere pendiente dauden epaiketak bertan behera geratu behar dira.

Sufrimendua ezabatzeko bidean pausuak eman behar dira.

Se que quizás para algunos resulta difícil oír hablar del reconocimiento de los derechos de los presos, especialmente para las víctimas de ETA. Entendible, en todo caso, porque solo ellas pueden saber el dolor y el sufrimiento que llevan dentro. Pero, y lo digo de todo corazón y con el respeto más absoluto hacia las víctimas, si queremos construir una paz duradera y permanente, se habrán de dar pasos firmes en la citada dirección, siendo el respeto de los derechos de presos y familiares parte del recorrido.

Porque solo así podremos avanzar en el camino a la reconciliación. Porque reconciliación significa sentar unas bases sólidas que sean la garantía de la paz permanente y de la no repetición. La reconciliación ha de asentarse sobre toda la verdad de todo lo ocurrido, sin límites; se ha de asentar sobre la reparación de las victimas de vulneraciones de derechos humanos y sobre su memoria, porque de ninguna manera podemos dejar que queden en el olvido; y ha de perseguir la justicia transicional, una justicia orientada hacia la conquista de la paz.

Ahora bien, para ello es necesario cuestionar nuestra propia verdad, porque no existe una única verdad absoluta, sino que existen un cúmulo de verdades. Es necesario escuchar, empatizar y aprender a convivir. No podemos ser insensibles con el sufrimiento ajeno.

Hoy aquí se esta dando un paso en la buena dirección, y en este sentido mi más sincero agradecimiento a todos los partidos políticos por el esfuerzo realizado para que hoy aquí podamos dar la imagen que está pidiendo esta sociedad, sobre todo en un pueblo donde la crispación y la violencia han sido protagonistas en largos años. De todo corazón, eskerrik asko, porque soy consciente de que no es fácil. Eskerrik asko, compañeras y compañeros del camino de la construcción de la paz y la normalización política, por la valentía demostrada para conquistar los miedos.

Y por último, no quisiera terminar mi intervención sin hacer aquello que considero importante: superar mis miedos y mostrar mi más sincero acercamiento a todas aquellas personas que han sufrido las consecuencias de la violencia en este país. Y cuando digo a todas, me refiero a todas: a aquellas que han sido cercanas a mí por las circunstancias personales y políticas de mi vida; y a aquellas, que durante mucho tiempo he sentido y considerado como “los otros”, pero a las que es imprescindible acercarse sin prejuicios.

Desde la responsabilidad que me corresponde por el cargo institucional que ostento en estos momentos, quiero trasladar a todas ellas un profundo “lo siento” de todo corazón por el sufrimiento padecido a lo largo de muchos años. Soy consciente de que, por mucho que pretenda imaginarme la situación, nunca llegaré a vivir ni a dimensionarla lo suficiente. Se que el daño generado es irreversible. Por eso, asumo mi responsabilidad actual y haré todo lo que esté en mis manos para que ese sufrimiento nos involucre y comprometa a todos, al conjunto de la sociedad, con la mirada puesta en la superación de las causas y efectos del mismo. Para conseguirlo, no podemos dejar olvidar lo ocurrido en este país. Lo digo con absoluta sinceridad, y deseo que sea acogido con la misma sinceridad.

Ez nuke bukatu nahi eskerrak eman gabe hona etorriko diren protagonista guztiei: Angel Amigo, Jesus Egiguren, Mireia Gabilondo, Jon Ugarte, Su Txikian antzerkiko aktoreak, Gorka Espiau, Rosa Rodero eta Joxean Agirreri. Milaesker bihotz – bihotzez.

Orain, gozatu mesedez ziklo honetaz.

 

No comments yet.

Deja un comentario