memoriapartekatu-header-01

“Informe sobre violaciones de derechos humanos y hechos violentos acaecidos en Errenteria de 1956 a 2012”

descargar DocumentoHaz tu aportación

Coincidiendo con el Día de la Memoria, en Errenteria han presentado el documento “Hacia una memoria compartida”, con el acuerdo de todos los grupos políticos. Se trata de un informe sobre las violaciones de derechos humanos y otras violencias de motivación política acontecidas en el municipio de 1956 a 2012. “Un primer paso” en el largo camino de reconstruir una memoria compartida. El documento fue presentado ayer en un acto celebrado en el auditorio Niessen, donde se reunieron políticos y personas de diversas sensibilidades e ideologías. En total unas 300 personas llenaron la sala, y otras 100 pudieron ver el acto en directo en un local anexo.

En la pasada legislatura, “para caminar hacia la convivencia” el Ayuntamiento de Errenteria solicitó a la Asociación pro derechos humanos Argituz que llevara a cabo un trabajo que recogiera la memoria de lo ocurrido en el municipio. Y precisamente el citado documento es el fruto de ese trabajo. Las y los protagonistas del acto de ayer fueron los miembros y editores del documento Bertha Gaztelumendi y Sabino Ormazabal, junto con el experto en la protección internacional de los DDHH Felipe Gomez. En primera fila, por su parte, estuvieron representantes de diferentes grupos políticos, como el actual alcalde de EH Bildu Julen Mendoza, el ex concejal del PP Chema Herzog o el ex alcalde del PSE-EE Miguel Buen.

Gaztelumendi expresó que Errenteria ha sido un municipio que ha sufrido mucha violencia, pero al mismo tiempo cree que hay un “deseo por una convivencia”. Y muestra de ello el documento presentado ayer. Es un documento de gran dimensión y, recoge entre otras cosas, las conculcaciones del derecho a la vida, las conculcaciones a la integridad física y psíquica de las personas, los casos que requieren mayor investigación o otros hechos de violencia y sufrimientos de índole político acontecidos en Errenteria. De la misma forma, se recogen los testimonios y opiniones de nueve personas del pueblo referenciales de diferentes sectores políticos y sociales.

Pero el documento pretende ser más que un solo recuento de casos de violencia, se quiere llegar más allá. Y en ese sentido, según Gaztelumendi y Ormazabal se trata de un documento realizado en el camino de la convivencia, para “aceptar, entender y sentir” la memoria de las y los demás y para que no se vuelva a repetir. Han aclarado que es un informe elaborado analizando el pasado, pero mirando hacia el futuro. Los miembros de Argituz invitaron a toda la ciudadanía a utilizar el documento como herramienta, y además de seguir completándolo, seguir trabajando para conseguir una memoria compartida.